Tipos de ladrillos

Puesto que no hay elemento más necesario en la construcción que los ladrillos, conocer acerca de estos es fundamental. Como pilares de cualquier obra, su uso resultará perfecto si se escoge el tipo necesario.

Mientras que el almacén de materiales de construcción en Málaga está repleto de ladrillos para proveer a los clientes, la información y consejos son personalizados. Al acudir a expertos proveedores, los consumidores obtienen beneficios significativos. Ahora bien, es posible que desconozcas algunas clases de ladrillos y sus cualidades. Os contaré con detalle para qué puede servir cada uno de ellos y las ventajas que aportan.

Clases y características

  • Cocido de arcilla. Estos ladrillos son los más comunes, confeccionados artesanalmente y muy fiables. Pueden usarse para todo tipo de construcción, son nobles y resistentes.
  • De Tierra Perforado. Quizás no has visto esta clase, sus agujeros permiten que en el proceso de construcción el cemento se introduzca en el interior. Son perfectos para obras de magnitud, pueden soportar un gran pes y son resistentes a impactos. 
  • Perforado al canto o hueco. Los orificios de este ladrillo son distintos al anterior, atraviesan los ladrillos horizontalmente. Se caracterizan por ser ligeros, maleables y con buena durabilidad, el albañil será quien recomiende para que sectores utilizarlo. En general se usan para paredes internas, muros externos o canteros de jardines.
  • Adobe. Se diferencia del ladrillo artesanal de arcilla en que este se seca al sol. Su poca resistencia al peso lo limita a construcciones de un solo nivel.
  • Decorativo cara vista o a la vista. Utilizados para fachadas o acabados decorativos, son resistentes al agua y carecen de porosidad.
  • Refractario. Su especial composición y textura lo hacen el ideal para someterse a intensas temperaturas.